En el muy necesario proceso de autoevaluación para integrar un cachorro a la familia, surgen varias interrogantes. Los futuros propietarios deben consideran con mucho detenimiento, si su hogar es el lugar idóneo para esa tan deseada mascota, sobre todo si este no supera los 100 metros cuadrados.

EL presente  artículo ofrece una guía explicando los 30 mejores perros para tener en un piso, con la finalidad de ofrecerte apoyo en la búsqueda de ese compañero que tanto bien le hará a tu  familia.

¿Cuál es la mejor raza de perro para un piso?

1. Poodle – El mejor perro para un piso

Poodle

Creado como perro de trabajo, desempeñó labores en la búsqueda de aves en lagunas, de allí su nombre Caniche, en francés, perro de patos. Es de origen Alemán (Pudel- Hun) y fue adoptado por los franceses (Caniche).

Ocupa el segundo lugar como perro mas inteligente del mundo y catalogado como una de las mejores razas para vivir en un piso. Es alegre juguetón y muy activo, demandan actividades estimulantes siendo muy receptivos al adiestramiento, son metódicos y enérgicos.

Es un perro que se adapta fácilmente a cualquier ambiente, muy sociable. Tienen una alta necesidad de aseo general. El mayor atractivo de un Caniche es su pelaje, considerado hipoalergénico.  

Es el compañero ideal de muchas familias, deber ser muy bien entrenado, evitando la humanización. La versión más pequeña es excelente para la tercera edad, mientras que el de mayor tamaño disfruta la compañía de niños y jóvenes.      

2. Bichón Frisé

De origen europeo, este dulce todo terreno es  un excelente perro para departamento.  Con la apropiada socialización, será amistoso y se adaptará bien al ambiente casero, lo que hará que sea recomendable para estar con niños. 

Gracias a su temperamento estable es una mascota utilizada para centros de terapia y hogares de ancianos. Otra característica que se puede añadir es que es buen cazador de ratones y jabalíes.

Son perros activos, aunque, por su reducido tamaño no necesitan mucho espacio para correr. No tienen fama de ladrar mucho, hecho que aporta un punto positivo para las personas que viven en la ciudad, y  temen ocasionar molestias por exceso de ruido.

3. Maltese

Es una de las razas de perros pequeños aptas para espacios pequeños, aunque pueden tener el manto largo, no arrojan pelo, esto hace muy fácil la limpieza del piso. 

Vivaces, inteligentes, cariñosos y amigables, siendo adultos conservan la apariencia de pequeños cachorros. Es un  protector de la casa, lo que permite utilizarlo como perro alarma, lo cual amerita un buen entrenamiento para evitar ladrido excesivo que pueda acarrear molestias.

 Estos pequeños  conviven mejor con  niños mayores y adolescentes. No presentan problemas con los niños pequeños, siempre y cuando, se le eduque adecuadamente a los involucrados.

El bichón maltés es un perro adecuado para interiores, incluso, se siente realizado en un piso pequeño. Puede resultar complicado adiestrar a esta raza para controlar sus esfínteres, y tiende a ser caprichoso a la hora de comer, lo cual implica paciencia en su dueño. 

4. Schnauzer 

Oriundo de  Alemania, fué usado como perro de establo por su habilidad cazando ratas y ratones, sin embargo, actualmente es una raza de compañía muy popular. 

Requieren de acicalamiento moderado, algunos lo consideran ideal para personas alérgicas, ya que no mudan el pelo. Amigable  y cariñoso, se integra bien dentro de la vida familiar y con los niños. 

Siempre alerta, es un protector eficaz del hogar. Por ser territorial, es conveniente que socialice con otros perros bajo supervisión. Es muy expresivo y tiende a vocalizar para comunicarse, siendo un motivo para reforzar su entrenamiento y así evitar molestias por el ruido.

5. Chihuahua

Este can mexicano de talla pequeña, es apreciado por su devoción, grandes ojos y personalidad. Su estado de alerta, inteligencia y tamaño los hace adaptable a la ciudad y pequeños departamentos. 

Frecuentemente se les considera como débiles y frágiles, sin embargo no debe subestimarse, con el entrenamiento correcto y la socialización frecuente, puede resultar en un  excelente compañero.

La devoción que los caracteriza puede ser un arma de doble filo, llegando a volverse demasiado celosos entre las relaciones humanas cercanas a su propietario. Sin embargo, esto puede ser mitigado mediante la socialización. 

El chihuahuas tiende a exponer un comportamiento de clan, prefiriendo la compañía de otros chihuahuas sobre otros perros. Por otro lado, parecen no tener conciencia de su tamaño y tornarse retadores al enfrentarse a otros animales más grandes.

No es un perro recomendable para convivir con niños pequeños, si es molestado en algún momento no deseado, puede llegar a morder.

Son perros ideales para personas que viven solas, para quienes tienen dificultades físicas o para ancianos. La ternura y amor incondicional que brindan, los hace uno de los mejores perros de compañía.

6. Pinscher Miniatura

El pinscher tiene una gran energía y curiosidad natural, además de poseer un instinto que le hace ser buen guardián a pesar de su tamaño. No puede considerarse como un perro faldero dócil, es intrépido, valiente, activo e inquisitivo. 

Siempre alerta, ladrará siempre que algo inusual llame su atención, por lo que suele ser un buen perro guardián para el hogar. Esto debe tomarse en consideración cuando se vive en urbanismos con restricciones en cuanto a la tenencia de mascotas ruidosas.

Pueden hacer gala de un coraje y energía desproporcionados con su tamaño, enfrentándose a animales más grandes. 

7. Cocker Spaniel

A pesar de ser perros  medianos, se adaptan fácilmente a vivir en apartamento. Son determinados, inteligentes, atléticos, alertas, resistentes y además buenas mascotas familiares. No le gusta estar solo, y creará un vínculo muy estrecho con una sola persona de la familia, por lo general quién los alimenta. 

Tienen tendencia a engordar si se les sobrealimenta o si permanecen inactivos, por lo que deben hacer ejercicio físico

No se recomienda esta raza para propietarios novatos o poco experimentados, debido a su temperamento cuando este no es manejado de forma adecuada. 

Existen publicaciones científicas donde se ha establecido una conexión entre el color del pelaje de estos perros y su temperamento, siendo los de manto de color sólido los más propensos a ser agresivos en situaciones relacionadas con extraños, miembros de la familia o cuando son disciplinados. 

También se ha demostrado que esta raza presenta  niveles más bajos de serotonina (sustancia cerebral que controla  o inhibe los impulsos agresivos y comportamientos antisociales) en comparación con el resto de las razas caninas. 

Sin ánimos de estigmatizar la raza, considerar cada detalle, positivo o negativo, es parte del proceso de orientación y educación.  

Dicho esto, es importante hacer hincapié  que con un buen nivel de socialización desde una edad temprana, pueden llevarse bien con la gente, los niños, perros y otros animales domésticos. Si se adiestra con refuerzo positivo, será un compañero obediente y amoroso con una naturaleza equilibrada y alegre.

8. Beagle

Es un perro apacible, afectuoso y generalmente no desconfían de los extraños, pero tampoco tímidos. Disfrutan de la compañía, y aunque puedan mostrarse inicialmente fríos con los extraños, los aceptan con facilidad. 

Tienden a ser considerados guardianes poco adecuados, aunque su tendencia a ladrar o aullar cuando avistan desconocidos, los convierta en posibles perros de vigilancia. 

Son inteligentes pero al ser una raza criada para largas persecuciones, son decididos y resueltos, lo que puede hacer su entrenamiento un tanto complicado. Generalmente se muestran obedientes, pero una vez que han percibido un rastro, pueden distraerse con facilidad. 

Responden bien al entrenamiento mediante recompensas de comida, y están impacientes por complacer, las sesiones deben ser cortas y motivadoras ya que se aburren con facilidad. 

Son perros para niños, este es uno de los motivos por los que es uno de los animales domésticos más populares en las familias, sin embargo, no deben estar solos por largos periodos de tiempo, la soledad y el aburrimiento puede desencadenar comportamiento destructivo. 

No todos los beagles aúllan, pero la mayoría ladrará cuando se enfrente a situaciones extrañas. Por lo general se comportan bien ante otros perros. 

No son exigentes en cuanto al ejercicio, disfrutan de largas caminatas y experimentar diversos aromas durante el recorrido. Todas estas cualidades hacen del Beagle una buena opción para aquellos que vivan en espacios pequeños pero añoran la compañía de un perro. 

9. Dachshund

A pesar de su tamaño, es conocido por su naturaleza valiente. Como perro de familia, es leal compañero y buen perro vigía. Son buenos con los niños si lo tratan bien. Pueden ser ligeramente difíciles de entrenar.

Algunos reportan diferencias de temperamento de acuerdo a la variedad de la raza. Por ejemplo, el Dachshund de pelo largo es descrito como más tranquilo que la variedad de pelo corto, mientras que el de pelo alambrado disfruta haciendo reír, es muy ocurrente. 

No debe sorprender, que a estos perros les guste cavar. Es necesario mantenerlos ocupados para evitar comportamiento destructivo. Algunos son ladradores, un factor de mucha importancia si esto representa una molestia para los vecinos.

Su talón de Aquiles, son los problemas de discos vertebrales,  por tanto no es una buena opción para aquellos que tienen muchos escalones en casa o viven en edificios sin elevador. Para proteger su espalda, se debe evitar que el perro brinque de los muebles al suelo, así como el sobrepeso.

10. Xoloitzcuintle

Este peculiar animal es símbolo y patrimonio de la Ciudad de México. Es un canino autóctono y con una estrecha relación con la cultura de su país de origen.  Los aztecas lo consideraban sagrado, ya que creían que acompañaban a las almas de los difuntos al inframundo.

Ser “pelón”, lo hace ideal para personas alérgicas, además de estar libre de presentar problemas con pulgas y garrapatas. Es un perro de compañía apto para la familia, fiel, muy noble,  juguetón y faldero.

A pesar de no ser físicamente atractivos, a lo largo de los años se han ganado el afecto y la aceptación de los amantes de los perros. No son propensos a tener problemas de salud, su desarrollo genético ha sido por selección natural, diferente a otras razas que son más susceptibles y modificadas a consecuencia de la selección humana.

11. Pomerania

Son perros alegres y amistosos. No parecen darse cuenta de su pequeña estatura y pueden llegar a provocar a perros de talla grande. 

Son muy activos por lo que necesitan ejercicio diario, aunque este solo consista en dar una vuelta a la manzana. Destacan en competencias de obediencia debido a su inteligencia. A pesar de ser independientes,  a medida que envejecen se convierten en auténticos perros falderos.

Son buenos perros de alerta y alarma y pueden ser propensos a ladrar de forma excesiva. Normalmente, son buenos con los niños. Si se crían con ellos, suelen aceptarlos muy bien pero si no pueden ser distantes, en ese caso, los niños deben ser advertidos acerca de los juegos permitidos y los cuidados al acariciarlos, así se evitarán accidentes y mordeduras.

No tienen tendencia a la obesidad, debido a su naturaleza activa. Su doble pelaje requiere un aseo regular al menos una o dos veces por semana, con sesiones diarias en la temporada de muda.

Disfrutan aprendiendo y ejecutando trucos nuevos. Se llevan bien con otros perros, pero debemos ser cautelosos siempre a la hora de juntar a un perro de raza pequeña con otros de de mayor tamaño que pueda dañarlos accidentalmente. 

Son grandes compañeros para la gente mayor, y por su tamaño son ideales para espacios pequeños. 

12. Pug

No es tan alegremente sociable como algunos de la raza miniatura. Son un poco más serios, con un sentido del humor seco, puede llegar a ser obstinado pero  también se esfuerza por agradar.

Son perros  tranquilos, no suelen ladrar mucho, ni cavar, ni masticar. Tienden a llevarse bien con otros perros, aunque siempre preferirán estar en compañía del propietario. Son lo suficientemente fuertes para convivir con niños. Son cariñosos, fieles a su grupo, muy buenos perros de compañía.

Se muestran juguetones y buscan la interacción. Sin embargo, pueden ser recelosos ante los extraños, y anunciar con sus ladridos la presencia de personas desconocidas, incluyéndose dentro de la lista de los perros de alerta o alarma.

​No necesariamente acuden cuando se les llama, sino más bien cuando ellos quieren. A pesar de ello no son de alejarse mucho de sus dueños y prefieren la compañía de estos a la de otros perros.

En sus primeros años de vida, se comporta vivaz, corre, salta y ladra constantemente, pero estas tienden a desaparecer con los años, suelen ser más tranquilos, después disfrutan más de los muebles y evitan salir a la calle. 

13. Yorkshire Terrier

El pequeño tamaño de este bello perro inglés, contradice su auténtica personalidad. Es enérgico, vivaz y dominante. También son cariñosos, pero exigen mucha atención. Esta raza es una buena elección para aquellos que deseen consentir a un perro y no cuente con el suficiente espacio para tener una ejemplar de mayor tamaño.

Son excelentes perros de alarma, se los puede adiestrar para disminuir el ladrido excesivo. Ideales para la tercera edad o parejas sin hijos pequeños, pueden mostrar mal genio con los niños si no los tratan con respeto o dulzura.  

Como son tan pequeños, no necesitan mucho espacio para practicar ejercicio. También se les puede adiestrar para hacer sus necesidades sobre un papel, por lo que son estupendos perros para pisos, aunque también disfrutan paseando por el exterior.

Su pelo necesita un cuidado habitual para mantenerse en buen estado y con buen aspecto. Si se corta, es necesario peinarlos o cepillarlos al menos semanalmente. Si el pelo se deja largo, se necesitan más horas de aseo y también un recorte profesional de vez en cuando.

Esta raza es sensible al frío y tiene tendencia a resfriarse, por lo que es necesario protegerlos del mal tiempo.

14. Shih Tzu

Este pequeño Tibetano es famoso por su temperamento alegre y feliz, juguetón y simpático, tiende a llevarse bien con personas de todas las edades y con otros perros, así como con mascotas de otras especies. Rara vez se encontrará a un Shih Tzu antipático, por el contrario, son muy dulces.

Con sus hocicos cortos, no son buenos mordedores, aunque sí disfrutan de excavar.  Demuestran un enorme deseo de estar con humanos, ya sea sentados sobre sus piernas o dando un paseo por el parque.

Pueden volverse obesos rápidamente si reciben demasiados premios por ello es importante realizar pequeños paseos para mantenerles en forma. Pueden participar en competiciones de agilidad y comportamiento. El ejercicio en condiciones climáticas húmedas y cálidas, puede acarrear golpes de calor, esto debido a su hocico chato que limita su capacidad de jadeo para disipar calor.

Tiende a necesitar mucha atención personal todos los días. Les gusta compartir su tiempo con las personas y es fácil acabar consintiendolos. Disfrutan con el adiestramiento y aprendiendo trucos que los convierten en el centro de atención. 

15. Galgo Italiano

Afectuosos y dóciles, son tremendamente alegres en su juventud, pero no excesivamente activos. Son perros tranquilos para departamento, ideales para personas mayores, hogares tranquilos o personas serenas que disfrutan de estar en casa. 

De adultos son dependientes de su dueño y relativamente reservados con los extraños. Elegantes y distinguidos, inteligentes y sensibles. Puede convertirse en tímidos si no se le atiende lo suficiente. 

No son perros para una casa ajetreada con muchos niños, aunque puede convivir perfectamente con niños educados. Igualmente convive mejor con otros perros pequeños que grandes.

Se adaptan perfectamente a hogares reducidos. Sin embargo, necesitan pasear, disfrutan de los paseos a pie y jugar con otros perros de su mismo tamaño, preferiblemente. Necesitan llevar protección en invierno, son muy sensibles al frío. A pesar de su aspecto frágil, suelen gozar de una larga vida.

16. Crestado Chino

Es un perro vivaz y adorable, esta raza captura rápidamente el corazón de las personas llegando a ser un poco consentidos. Cumple con las características necesarias para adaptarse a vivir en un piso o departamento.

Es un compañero amoroso, pudiera considerarse una manta térmica viviente, ya que la falta de pelo corporal incrementa la cantidad de calor que su cuerpo emite. Pero mucho cuidado, esto lo hace sensible a las temperaturas extrema, la piel se puede quemar con el sol si es expuesto prolongadamente. También son sensibles  al frío. 

17. Bulldog Inglés

Esta pequeña mole tiene un temperamento dulce y dócil. Para el Bulldog Inglés las personas que rodean su entorno son su centro y exigen activamente nuestra atención. Es una maravillosa mascota familiar y un perrito cariñoso con niños de diferentes edades. 

Conservan la valentía originaria de su crianza, por lo que son buenos perros de vigilancia. Suelen llevarse bien con otras mascotas de la familia, pero pueden ser territoriales ante perros desconocidos.

No requieren de un patio, haciéndole una buena opción para vivir en pisos. Este perro de patas cortas, con su baja resistencia, solo necesita una cantidad moderada de ejercicio. 

Se sienten mejor en climas templados, se sobrecalientan con facilidad y sufren dificultades respiratorias cuando hace calor, también se resfrían con frecuencia cuando se exponen a temperaturas frías.

Respiran ruidosamente, roncan constantemente. Muchos también babean, lo que debe tomarse en cuenta si se es cuidadoso con la limpieza. Su muda es moderada y su pelo corto requiere poco aseo, sin embargo, las arrugas de la cara deben limpiarse con regularidad para evitar infecciones cutáneas.

18. Basset Hound

Son muy tranquilos y amigables, aunque en ocasiones pueden ser muy obstinados. Es una raza especialmente leal, muy cariñosa y juega alegremente con los niños. Sus actividades favoritas son comer y dormir,  no son amantes del ejercicio, el propietario debe ser cuidadoso y sacarlo a pasear para evitar el sobrepeso.

Muchos los consideran una raza canina poco inteligente, debido fundamentalmente a que son renuentes obedeciendo órdenes.  Subestimar su inteligencia es un gran error. 

 Al ser creados para seguir rastros con el olfato, deben tomar decisiones de forma autónoma, resultando la educación de un Basset una tarea un poco más laboriosa. Sin embargo, esa misma autonomía demuestra un elevado grado de inteligencia.

19. Terrier Escocés

Son animados, independientes. Cuando son adultos, su comportamiento puede llegar a ser temperamental, descrito a menudo con el espíritu de un gran perro empacado en un cuerpo pequeño. 

Puede no ser una buena opción para las familias con niños muy pequeños. Pero pueden llevarse bien con niños más grandes si son tratados respetuosamente.

A diferencia de otros perros, no exigen gran cantidad de atención de sus dueños. Son excelentes mascotas para aquellos que se deleitan con sus ocurrencias  y son capaces de proporcionar un manejo suave pero firme.

El Scottie necesita una cantidad moderada de ejercicio, le hace bien vivir en la ciudad ya que no requiere de mucho espacio, siempre y cuando realice caminatas diarias.

Estos perros son cavadores naturales. Si el propietario es amante de las plantas, será necesario limitar el acceso del perro a macetas o balcones. Es importante recalcar que un Scottie aburrido será más propenso a tener un comportamiento destructivo o se convertirá en un cavador obsesivo.

20. Cavalier King Charles Spaniel

 Son naturalmente curiosos y juguetones, tienden a considerar a todos los extraños como amigos y  evitan pelear con otros perros, por tanto, no es el perro guardián ideal. 

Tienen un fuerte instinto de cacería, persiguen todo lo que se mueve, pudiendo poner en peligro aves y pequeños animales que convivan con ellos. Sin embargo, a través del entrenamiento con reforzamiento positivo puede llegar a convivir felizmente, siempre con la debida precaución, con una variedad de animales pequeños, incluyendo hamsters, cobayos y pájaros.​

Son muy nobles, dispuestos a agradar a la mayoría. Son buenos con los niños y otros perros, ya que son cariñosos y pacientes. Son perros pequeños ideales para vivir en un piso, disfrutan simplemente de estar echados en un cojín. Excelente perro faldero para estar con personas discapacitadas, personas ancianas o con depresión.

21. Bulldog Francés

Es un perro de temperamento apacible, se siente realizado siendo el centro de atención. De hecho, la exige. Este perro es ideal para un hogar unipersonal, puesto que podría competir por atención con los demás miembros de la familia. 

No es un compañero para correr, pero siempre estará dispuesto a salir a pasear a paso ligero. Resopla y ronca constantemente, en cierto modo, es parte de su atractivo.

El bulldog francés no ladra mucho, solo cuando encuentra una verdadera causa de excitación. Esta raza es adecuada para la vida en la ciudad, no necesitan patio o jardín, siendo feliz en cualquier tipo de vivienda.  

22. Boston Terrier

Son perros amigables, generalmente se lleva bien con otros animales, hasta con los gatos, especialmente si se crían juntos. Como es un perro robusto, probablemente sean más tolerante con los niños, comparado con otros perros pequeños. Si es bien tratado por los niños, disfruta retozar con ellos. 

A la mayoría les gusta enterrar un hueso bajo la almohada, pero su juego favorito es el de ir a traer. Son perros de compañía, alegres. Idóneos para espacios pequeños y apartamentos. Además, son animales de fácil mantenimiento.

23. Lhasa apso

Esta raza se crió como perro guardián además de ser perro de compañía, puede mostrarse distante con los extraños, aunque son cariñosos con las personas que conocen y en las que confían. El ladrido de alarma intenso puede resultar molesto si no se orienta al perro sobre cuándo resulta adecuado su uso.

Lo mejor para estos perros es mucha socialización y mucha compañía humana. No siempre se llevan bien con otros perros. Son de naturaleza desconfianza y pueden ser antipáticos. Sin embargo, con los miembros de su familia son juguetones e incondicionales.

Son perros glotones, un exceso de premios con ejercicio insuficiente, puede derivar fácilmente en un problema de obesidad. Un paseo habitual dos o tres veces al día es suficiente para evitarlo. 

Destacan por su inteligencia,  así como independencia,  el adiestramiento es imprescindible. Los mejores resultados en su educación se consiguen con paciencia y perseverancia.

24. Pekinés

A pesar de su apariencia, este pequeñito es un buen perro guardián, no ladra en exceso, pero hará sonidos cuando la situación lo amerite. Es seguro, alerta y valiente. No duda en imponerse, si ve invadido su territorio, puede atacar de inmediato sin importar el tamaño del oponente.

Ama la comodidad del hogar, adecuado para pequeños espacios y no requiere de mucho ejercicio. Es muy afectuoso, como la mayoría de los perros no les gusta estar solos por mucho tiempo.

25. Basenji

Muy cariñoso con su familia, es un perro activo que necesita practicar agilidad y disfruta de una buena jugada o correr todos los días. Es considerado un perro solitario o distante, que no se lleva bien con los extraños. 

Son frecuentemente comparados con los gatos y llamado “perro felino”, ya que hacen un gran trabajo acicalándose, son callados y también trepan a lugares altos para observar mejor lo que sucede en su entorno.

El Basenji es un feroz protector de sus familias. Necesita mucha socialización temprana con personas diferentes a su familia. El Basenji es extremadamente fácil de mantener, un cepillado rápido una vez a la semana será suficiente. 

26. Corgi Galés de Pembroke

Es la raza favorita de la familia Real Británica, sumamente inteligente, cariñoso, activo y trabajador. Es un perfecto perro de compañía para niños si es tratado como es debido y ladra sólo ocasionalmente. 

Comparte con el Terrier Escocés la impresión de ser un perro grande empaquetado en un cuerpo pequeño con patas cortas. Aún así, pueden manejar el ganado, y para hacerlo usan la velocidad y su gran determinación. 

Los Corgi, por ser criados para trabajar en granjas, necesitan ejercicio y entrenamiento con mano firme, sin dejar de ser amables y cariñosos con ellos, así expresarán lo mejor de sus talentos.

Quieren interactuar constantemente con la familia, no les gusta permanecer en jaulas, ni el aislamiento. Se adaptan fácilmente a vivir en la ciudad, mientras no les falte actividad física, podrán vivir en lugares pequeños.

27. Havanese

El bichón habanés es activo, despierto, afectuoso, alegre por naturaleza y juguetón, fácil de educar como perro de alarma. Puede mostrarse tímido, desconfiado o nervioso con extraños, sin el adiestramiento y socialización adecuada, podría ser agresivo con las personas o con otros perros. 

Requiere de atención estética y no necesita demasiado ejercicio. Es una raza orientada a la gente, suelen tener el hábito de acompañar a las personas sin ser posesivo. 

Son muy buenos compañeros de los niños. Gracias a su naturaleza afable, estos perros se utilizan como perros de terapia, o de asistencia para personas con discapacidad.

28. Shiba Inu

Este pequeño lobo japonés es muy buena mascota. Es muy afectuoso con su amo, se le considera un buen perro de compañía y guardián. Se llevan bien con los niños de la casa, siempre y cuando el animal sea respetado. 

También puede convivir con otros animales. Se adapta bien a la vida en apartamento. Pese a ser muy inteligente, tiende a ignorar órdenes con más frecuencia que otros perros de familia. Requiere ejercicio a diario y mantenimiento.

29. West Highland White Terrier

Son perros fáciles de mantener, pueden vivir perfectamente en la ciudad y con limitaciones de espacio. Disfrutan de la compañía humana, aunque es necesario socializarlos con niños desde temprana edad y de forma continua, incluso con otros perros y otras especies.  

Los westies son buenos vigilantes y perros de alarma, defienden eficazmente su hogar y a su familia. Como siguen ligados a sus raíces de cazadores, les conviene practicar mucho ejercicio. Obtienen buenos resultados en muchos deportes caninos, como las pruebas de obediencia, agilidad y de madriguera. 

Su adiestramiento debe iniciarse lo antes posible  con métodos positivos, muy creativos pero respaldados con firmeza. 

30. Mestizos

El perro mestizo es la solución cuando se desconoce qué raza de perro elegir, o si no se tiene predilección por una en particular. Se presentan en variedad de tamaños y combinaciones de colores, los hay de cabello corto, medio y largo, no hay límite cuando de mestizos se trata. Menos propenso a enfermedades hereditarias, puede adaptarse a vivir en un piso y ser el compañero ideal para todas aquellas personas dispuestas a adoptar. 

Dar una segunda oportunidad de vida a un perrito mestizo en condición de calle, es contribuir en la lucha contra el abandono y maltrato animal y muy seguramente te estará agradecido de por vida.       

Give a Comment